Velada literaria

Por otro lado, he sugerido hacer una velada literaria en un café de Gijón para hacer una lectura de relatos. He estado informandome y ya tengo 3 ó 4 sitios en los que realizarlo. En este caso la prisa es menor, ya que no tenemos por qué hacerlo coincidir con el final del curso. Espero noticias de las personas que no estaban el miércoles en el taller para saber qué les parece la idea y si querrían participar.

Saludos!!!

Facebook UP

Desde la Universidad Popular nos proponen publicar en su facebook un relato por cada asistente al taller, con el fin de dar a conocer las labores que realizamos en el mismo. Volveremos a comentarlo el lunes, pero una de las tareas para la próxima semana es esa: elegir un relato que hayáis hecho durante el taller para enviarlo a la UP.

Por otro lado, también nos dan la posibilidad de hacer un pequeño “cuadernillo” con relatos de todos los asistentes para cada uno tenga su ejemplar y dejar tambièn algunos en las bibliotecas de Gijón.

Como ya sabéis el curso finaliza el próximo miércoles día 10, así que sería conveniente que os pongáis en contacto conmigo para ver quién quiere participar en ambos temas y organizarlo.

MARCAS

No se si estoy escribiendo lo que veo o tal vez lo que siento, intentando con ello encontrar a la persona que hace un tiempo añoro.

Mientras jugueteo con el boli, veo como cae la lluvia tras los cristales, lo que hace que se me escape una leve sonrisa al venirme los recuerdos de cuando era niño y como esas tardes las pasaba comiendo pasteles.

De repente oigo un llanto que me devuelve a la actualidad, cuando despierto veo que es mi nieto que llora por unas heridas tras una caída en bicicleta.

Espero que le apetezca venir ahora conmigo a dar una vuelta y quiero comprarle azúcar en forma de chucherías.

Maldita cabeza que no puedo recordar quien soy, pero a la vez quiero que mi nieto recuerde esta tarde y cada caricia que le doy.

Palabras usadas: Añoro, lluvia, recuerdo, pasteles, heridas, azúcar, tarde, caricia.

Patricia

LAS PALABRAS

Había dedicado su vida a las palabras.Llevaba escribiendo desde que era un niño, siempre le pareció que con las palabras se hacía magia, su combinación podía expresar cosas muy distintas, aunque se usaran las mismas, solo con variar su orden.

Sus libros fueron muchos y muy variados, en ellos expresó dolor y derramó lagrimas, evocó tardes de lluvia y recuerdos del pasado, de caricias compartidas y heridas de desengaño, de aventuras en vacaciones con aroma a limón y sabor a melocotón recíen cortado. De miradas vacías de añoranza y sueños cumplidos.

Reflejó su vida y la de miles de personajes intensos, a los que hizo reales y cotidianos en la rutina de sus lectores.

Y ahora debía escribir y las palabras le habían abandonado.

No lograba encontrarlas para escribir su Epitafío.

Conchi Gutierrez

MICRORRELATO ELEGIDO

“…el drama del desencantado que se arrojó a la calle desde el décimo piso, y a medida que caía iba viendo a través de las ventanas la intimidad de sus vecinos, las pequeñas tragedias domésticas, los amores furtivos, los breves instantes de felicidad, cuyas noticias no habían llegado nunca hasta la escalera común, de modo que en el instante de reventarse contra el pavimento de la calle había cambiado por completo su concepción del mundo, y había llegado a la conclusión de que aquella vida que abandonaba para siempre por la puerta falsa valía la pena de ser vivida.

Grabiel García Márquez.

Me gusta por la temática: quizás esperamos demasiado de la vida y pensemos que la vida del vecino es mejor que la nuestra. Siendo incapaces de disfrutar de lo logrado caemos en el desencanto. Utiliza una estampa cercana a todos, los propios vecinos de escalera.

Por el lenguaje utilizado: directo, cotidiano, refleja lo que quiere decir de forma fácil.

Por la forma que toma el texto, escrito en una sola frase. Dando velocidad, al igual que el personaje que va cayendo al vacío, relatando el transcurso de ese momento.

MARGA.